Registrarse

Blog/Noticias

riberaalta.com
Nestlé pierde las marcas Avidesa, Apolo y Camy frente a ICFC

Nestlé pierde las marcas Avidesa, Apolo y Camy frente a ICFC

Nestlé pierde

La multinacional suiza inició una demanda por competencia desleal en 2013, que se ha acabado saldando con la pérdida de las enseñas españolas.

Al gigante alimentario Nestlé se le ha escapado el uso de tres importantes marcas en el mercado español -Camy, Avidesa y Apolo-, y todo por un pleito frente a un David, una empresa heladera de menor envergadura, y por un pleito que había iniciado la multinacional suiza hace casi siete años.

Hay que remontarse a los años noventa, cuando Nestlé adquirió la antigua Avidesa, una heladera emblemática situada en Alzira (Valencia), que había creado el empresario Luis Suñer. En 2003 se creó Ice Cream Factory Comaker (ICFC), cuando Guillermo Lamsfus, el primer ejecutivo de Nestlé en esa planta, a través de un management buy out, adquirió las instalaciones de Avidesa y las dedicó fundamentalmente a la producción de helados para las marcas blancas. ICFC factura ahora cerca de 120 millones de euros, y en ella participa desde el año pasado la italiana Ferrero.

Según explican fuentes jurídicas, en julio de 2013, Nestlé presentó una demanda contra ICFC y contra Lamsfus por competencia desleal e infracción contractual, al haber incluido en un folleto de ICFC una reseña histórica sobre la fábrica, en la que se mencionaba que anteriormente fabricó las marcas Avidesa, Miko y Camy. La primera había sido de Avidesa, pero Camy y Apolo eran titularidad de Nestlé. Como reacción, ICFC ejerció la acción de caducidad por falta de uso efectivo en España de diversas marcas de las que Avidesa era titular.

El juzgado mercantil de Valencia dio la razón a ICFC tanto al desestimar la demanda por competencia desleal, como por declarar la caducidad de las marcas de Avidesa. Esa decisión fue recurrida y ratificada por la Audiencia Provincial y se ha convertido en firme la semana pasada, ya que el grupo Nestlé había llegado a recurrir al Supremo, que el 20 de enero emitió un auto desestimando el recurso.

Paralelamente, ICFC abrió otro procedimiento, también en 2013, para pedir la caducidad por falta de uso efectivo de las marcas Apolo y Camy, además de Nestlé Camy Gran Dama, todas ellas propiedad de Nestlé.

Se argumentaba que la suiza no estaba haciendo un uso efectivo de esas enseñas y que, por lo tanto, la titularidad había caducado y podrían ponerse a disposición de otros potenciales usuarios.

En primera instancia no se le dio la razón, pero sí se la dio la Audiencia Provincial -excepto para Nestlé Camy Gran Dama- y, asimismo, el Tribunal Supremo en un auto emitido el pasado 11 de diciembre.

El fallo de los jueces acuerda «la cancelación registral en la Oficina Española de Patentes y Marcas».

Artículos Relacionados